viernes, 8 de enero de 2016

Coincidencias

Llevo cerca de un mes hablando con alguien. Hace pocos días dejó de buscarme. No quise preguntar motivos, sólo me alejé. 

domingo, 20 de septiembre de 2015

16S

Aquí, lo obvio. Cómo viví el terremoto del 16 de septiembre.

Había salido temprano del liceo, debía preparar materiales, pero me puse a hacer las cosas de la casa. Lavé ropa y regué. Debía lavar la loza, pero decidí echarme un rato. Para levantarme pronto, me acosté hacia los pies de la cama, con mis pies apoyados en la pared de la ventana (a un costado de mi dormitorio). Respondí un tuit y me dije "una vida del Candy Crush y hago las cosas". En eso estaba cuando empezó el sismo. 

domingo, 26 de julio de 2015

Domingos

Domingos de despertar sin alarmas y sin apuros, de disfrutar sin culpa el arrullo de las sábanas para huir del frío exterior.

Domingos de música triste, de almuerzos a media tarde, de ausencias, de recuerdos, de deseos, de frustraciones.

Domingos de lecturas varias y programas misceláneos en televisión.

Domingos de pelo sucio.

Domingos de pensar... y extrañarte mucho.


miércoles, 1 de julio de 2015

Una meta alcanzada

He de aclarar, en primer lugar, que esta historia es un poco larga, y que parte de lo que escribiré acá, corresponde a un borrador escrito el día 03 de febrero.

También he de decir que visto muchas publicaciones respecto a que es mejor invertir en experiencias que en bienes, pero hay cierta parte de las necesidades humanas que es absolutamente personal y lo que satisface a unos, no sirve con otros. Desde que salí de la Universidad, no he sentido el llamado interior para estudiar otra cosa o un postítulo, mientras varios de mis compañeros se entregan a los magíster y diplomados, en mí había otro “algo” que me llevaba a luchar día a día, y que por fin he conseguido.